Las musas son una inspiración del artista en base a un estudio minucioso sobre el aspecto cultural e histórico del departamento de Itapúa desde sus inicios, tal es así que hoy presentamos esta obra cuyo tamaño es  de 6 (seis) metros de largo, por 3 (tres) metros y (30) treinta centímetros de ancho, la técnica utilizada es el mosaiquismo sobre malla, que consiste en ir pegando en una malla plástica distintos tipos de objetos a ser detallados: cerámica esmaltada en trozos cuadrados, rectangulares, alargados, redondos,  que pueden variar de tamaños, como así también trozos de vidrios, espejos, acrílicos, metales, piedras,  caireles, monedas, y otros adecuados al diseño de la obra. La adherencia a la malla se realiza con un pegamento, todo ese trabajo se realizara en el taller del artista, luego el mural terminado, se traslada al lugar original, y ahí, in situ, se adhiere definitivamente a la pared con algamasa, luego se le pasa una pátina para sellar las ranuras, entre las piezas integrantes del mosaiquismo, con lo cual se le da una acabado a toda la obra artística.En esta obra el artista representa lo que ve de la realidad de Itapúa, con su capital la bella perla del sur Encarnación. Así observando de  frente de derecha a izquierda,  se encuentra la paraguaya, ella esta ataviada con un traje glamuroso con los colores de la bandera paraguaya, con los colores rojo, blanco y azul, tiene joyas, en su cuello la palma y el olivo y en el centro de su cuerpo la estrella de bonanza que simboliza la nación, así como alguna vez el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia ubicara las primeras calles de la ciudad de Asunción, Estrella entre Palma y Oliva. Esta musa paraguaya eleva con ímpetu un cántaro con rasgos simbólicos indigenistas  teniendo en cuenta que Paraguay forma parte del acuífero guaraní, la mayor reserva de agua dulce del mundo ,ella con su cántaro crea el rio Paraná que se ve en la obra en forma de oleajes en tonos  azules, celestes y blancos.

La segunda musa, es la encarnacena, ella es la perla del sur quien con sus brazos generosos extendidos, da la bienvenida a la nueva ciudad de Encarnación, ella luce un traje de carnaval al cuerpo en tonos purpuras y lilas, que simbolizan la transformación que ha vivido la ciudad y sus habitantes, lleva un tocado carnavalesco de 7 perlas que surgen de su ser y son siete porque pertenece al séptimo Departamento de Itapúa y cada una de ellas  tiene un significado especial acorde a la ciudad de la actualidad. La primera perla simboliza el espectacular circuito comercial de Encarnación por ser comercial está representado con monedas de diferentes partes del mundo, Argentina, Brasil, Europa. La segunda perla es la bandera de Encarnación, en la cual el rojo representa la fuerza y su pujanza, la franja amarilla rinde homenaje a Dios, el azul señala el espejo del agua que constituye el azul del rio Paraná, en el centro se destaca el escudo municipal, que rige a la comunidad en su vida administrativa. La tercera perla representa la trinidad, Encarnación… ciudad jesuítica y cuyos habitantes practican la religión por excelencia que conserva la unión de la familia mediante la práctica de los valores familiares como: el perdón, la alegría, la generosidad, el respeto, la justicia, la generosidad, la lealtad, la honestidad y la autoestima. La cuarta perla simboliza el corazón de San Roque González de Santa Cruz un sacerdote jesuita y el primer santo paraguayo, quien pasó a la historia luego de que su corazón permaneciera intacto tras su muerte en manos de nativos, quienes terminaron quemado su cuerpo en un pueblo de Brasil, es fundador de la ciudad de Encarnación. La quinta perla simboliza al árbol nacional el lapacho o Tajy, existen tres clases de tajy según sus colores; el rosado, el blanco y el amarillo; el lapacho, es este caso el de color rosado, el cual es más abundante en esta región del país y al florecer ofrece un espectáculo digno de admiración por propios y extraños. La sexta perla representa la playa, una opción para veranear en una de las tres amplias playas que tiene la ciudad, puede ser un buen motivo para venir a turistear en esta ciudad, además de contar con gran infraestructura. En los meses de verano del 2012, más de 300.000 turistas visitaron las playas de Encarnación. La séptima perla es el Rio Paraná, es uno de los ríos más importantes de América del Sur que atraviesa la mitad sur del continente y forma parte de la extensa cuenca del Plata, la que recoge las aguas de los ríos Paraná, Paraguay, Uruguay, sus afluentes y diversos humedales, como el Pantanal, los Esteros del Iberá y el Bañado la Estrella. Es la segunda cuenca más extensa de Suramérica, sólo superada por la del río Amazonas. La unión de los ríos Paraná y Uruguay forman el Río de la Plata, donde el Paraná desemboca en un delta en constante crecimiento, producto de los sedimentos que aportan, principalmente, los ríos Paraguay y Bermejo. Al desembocar en otro río, dicho delta tiene la particularidad de ser totalmente de agua dulce, a diferencia de otros grandes deltas del mundo. Paraná es el apócope de la expresión para rehe onáva que en idioma tupi significa ‘pariente del mar’ o ‘agua que se mezcla con el mar’.

La tercera musa es la itapuense, ella representa el crisol de razas, posee un atuendo con colores ocres, amarillos y naranjas, representando la producción de granos del Departamento de Itapúa; granos como la soja, el trigo, el arroz y el girasol. La musa crisol de rasas sostiene una esfera con varios anillos simbólicos. El primer anillo tiene rasgos eslavos, que simboliza la influencia de las culturas ucranianas, polacas, rusas; luego se observa una anillo blanco y rojo que simboliza la cultura japonesa especialmente pensando en las ciudades desarrolladas por inmigrantes japoneses que brindaron pujanza a la zona de Itapúa.  Después se observa un anillo de colores……. con rosetas que simbolizan las misiones jesuíticas considerando que en el Departamento de Itapúa se encuentran cuatro de las treinta misiones jesuíticas guaraníes; y por último el anillo con  los colores que representan a la bandera del departamento de Itapúa, cuyos  tres colores representan al Departamento de Itapúa: el verde de la Esperanza, el blanco de la Paz y el rojo del Trabajo.

Al observar la obra artística en su conjunto, puede verse de derecha a izquierda, en el horizonte, en primer lugar los pilares del puente San Roque González de Santa Cruz el cual que hermana a la ciudad de Encarnación con la de Posadas Provincia de Misiones República Argentina, con sus obenques de color negro, en el fondo el cielo que armoniza con los colores de la obra en sí; y luego  en el medio de la obra en el horizonte un gran sol naciente, que simboliza a la ciudad del verano del Paraguay “Encarnación”, este sol es peculiar porque tiene siete argollas; y si son 7  porque simbolizan los siete puentes que unen a los diferentes barrios de la ciudad. Finalmente se observan las olas del Paraná, la playa y la costanera.

Perla del Sur del Artista Plástico Rubén Sykora. La obra presenta a uno de los personajes tratados por el artista en sus obras, el personaje exhibe líneas filiformes, elongadas y sofisticadas. El personaje… una mujer, representa la perla del sur, “Encarnación la Perla del Sur” como es conocida la ciudad de Encarnación. Ella está ataviada con un traje en tonos lilas y purpuras, que dentro del lenguaje de los colores, simboliza la transformación, ¡si transformación y transmutación! modificaciones morfológicas y estructurales que tiene lugar en el desarrollo pos embrionario de algunos animales, como los insectos y los batracios, así como la metamorfosis del gusano de seda en mariposa……. así también la ciudad de transformó dejando atrás la vieja Encarnación para dar paso a una nueva ciudad. Ella …..recibe a los visitantes a la nueva ciudad veraniega del Paraguay. Ella…con sus brazos abiertos da la bienvenida a la nueva Encarnación. Ella…. la Perla del Sur, esta ataviada con un tocado con 7 perlas, Siete perlas representando al hermoso y pujante  séptimo Departamento de Itapúa, bendecido por siete rayos del sol que lleva en su espaldar. Cada perla luce caireles de transparencia y translucidad que absorbiendo la energía del sol, dan la iluminación única a nuestra ciudad.

Si analizamos el paisaje en su conjunto podemos apreciar una diosa encarnacena posando tras el horizonte del Paraná.. observandose nubes en el cielo y  olas en el Rio.