Cuando pisas el limite. Cuando miras hacia abajo y no hay nada. Cuando veas el vacío, y solo una cuerda sostenerte.
Tantas cosas evidencian lo ordinario del SER, repitiendo y repitiendo formulas, formas……hasta llegar a lo monótono;
Siempre igual, todo es lo mismo.
La pasión, el impulso radiante, fuerza creativa; imparable; incompetible; derrochante.
Lo racional y lo irracional, uno en cada extremo. Dos hemisferios, unidos y separados a la vez. Quien esta en el medio?
Soy yo, el equilibrista. Tratando de jugar con la vida, los colores, los claros y los obscuros….
Equilibrando a veces, y sosteniendo también la carga que cada «SER», lleva consigo.
Somos personajes de un tiempo, a veces con limite, a veces sin limite – pero el infinito existe, para la razón;
«No» para la pasión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *